Cómo ser un perito veterinario ¡Amar los animales y la ley!

Cómo ser un perito veterinario
Agência Brasília/CC BY 2.0

Hay que tener amor a los animales y a la ley. Esta es la combinación básica para descubrir cómo ser un perito veterinario. Es una carrera en alza de demanda de servicios, por las implicaciones que tiene en la legislación vigente la responsabilidad sobre las mascotas, el ganado y los animales en general.

En las grandes ciudades hay una múltiple oferta de servicios para los animales, ofrecidos, en ocasiones, por personas que no cuentan ni con la experiencia, ni con la formación, ni con la permisología necesaria para ejercerlos. El perito veterinario, justamente, busca establecer cualquier tipo de daño que se haya infringido sobre un animal.

Lo más importante es que, aunque hay cursos online que cualquiera puede realizar, los colegios veterinarios consideran que tener una titulación previa como médico de animales es un requisito para iniciar esta formación.

Cómo ser un perito veterinario: el programa

El programa del curso de perito veterinario está dividido en tres grandes bloques: el legal, con el abordaje de los temas relacionados con el derecho y la legislación, además del conocimiento procedimental en tribunales para un correcto accionar del perito.

El segundo ámbito de estudio del curso es el propiamente técnico, el manejo del animal, lo que se busca desde el punto de vista pericial, la derivación del paciente y otros elementos académicos como los honorarios y los medios de reclamación.

Última área y la transversal de lo que se necesita para ser un perito veterinario es el levantamiento del informe pericial, su contenido y valoración. Además, se presentarán supuestos casos prácticos para determinar el grado de corrección de la conducta que toma el aspirante a concluir el curso de cómo ser un perito veterinario.

Ámbito de trabajo de un perito veterinario

La demanda de un perito en este campo está cada vez más en alza. Pueden hacer estudios sobre los animales desde el punto de vista biológico, comercial, científico, epidemiológico o legislativo. Además, cada vez se juzga la conducta de los veterinarios en intervenciones quirúrgicas y tratamientos médicos.

Un aspecto en el que se requiere la presencia de un perito veterinario es en el ámbito civil, cuando se interponen querellas al producirse daño accidental por el consumo de un alimento en mal estado. El perito veterinario puede determinar cómo se ha roto la cadena de frío, además de estimar la valoración económica del producto.

En el ámbito penal, también se le requiere cuando se busca establecer la responsabilidad de un veterinario, si éste actúa con intención con un comportamiento tipificado en el código penal como delito. En este sentido, en lo deontológico también puede requerirse cuando se aplican los códigos de ética al comportamiento del médico.

Actuación en la ramas equinas y caninas

El perito veterinario está también capacitado para evaluar un perro (accede a contenidos sobre cánidos domésticos), remitirlo a un médico en virtud del diagnóstico inicial de algún trastorno que vuelva su conducta agresiva, como la rabia u otros problemas de salud mental.

También intervienen en la revisión de los caballos. Un perito veterinario sabe cómo examinar al animal para determinar si ha sido inyectado, si está en condiciones de participar en carreras (en países donde están permitidas) y si algún tratamiento o intervención que se hayan realizado con anterioridad, hayan cumplido con los parámetros técnicos y legales.

Se trata de una especialidad muy amplia, muy demandada y de alto impacto por la creación de nuevas legislaciones que protegen los animales de uso comercial, alimentario y doméstico. Las autoridades que mejor pueden responder la pregunta de cómo ser un perito veterinario son los colegios profesionales que, en este ámbito, funcionan en varias comunidades autónomas.

Te sugiero este enlace relacionado con la profesión: auxiliar veterinario